Otro tema relacionado con la diabetes que descubrimos nosotras solas, por lo menos en mi caso fue así, es como afecta el ciclo menstrual a nuestras cifras de glucemia.

Al principio no relacionas ese aumento en las cifras de glucemia con el periodo menstrual y piensas que ha sido un error de cálculo o una mala técnica de inyección.

Pero un día cuando descargas las cifras y empiezas a comparar los datos recogidos, “plin” se enciende la bombilla y empiezas a ver coincidencias, y es ahí cuando haces las preguntas y te llegan las respuestas.

El periodo menstrual es el periodo comprendido entre el primer día de la menstruación y el día anterior del inicio de la siguiente regla.

El ciclo menstrual comprende una serie de cambios regulares que de forma natural ocurren en el sistema reproductor femenino (especialmente en el útero y los ovarios), los cuales hacen posible el embarazo o la menstruación, en caso de que el primero no tenga lugar. La duración media del ciclo es de 28 días, aunque puede variar en casos particulares.

El ciclo menstrual esta regido por una serie de hormonas FSH, LH(producidas en el hipotálamo), estrógenos y progesterona (producidas en el ovario) que como toda hormona repercute de manera sistémica y esta a su vez nos hace que las cifras de glucemia varíen y las necesidades de insulina aumente o disminuyan dependiendo de la etapa del ciclo menstrual que nos encontremos.

Como podéis observar en la gráfica durante los primeros días del ciclo menstrual los niveles de hormonas están muy bajos a media que nos acercamos a la ovulación comienza a subir los niveles de hormona foliculoestimulante (FSH) que es la que estimula los folículos ováricos para que el óvulo comience a madurar.

Existe una subida de los niveles de estrógenos que a su vez desencadenan la liberación de la hormona luteinizante(LH) que es la que termina de madurar el óvulo y hace que las paredes del folículo maduro se rompan y el óvulo se libera (ovulación).

Tras la ovulación el folículo se convierte en el cuerpo lúteo y comienza a producir progesterona, que ayuda al engrosamiento del endometrio que se produce para recibir el ovulo fecundado si se produce el embarazo.
Si no hay embarazo los niveles de progesterona comienzan a descender, y este descenso es lo que desencadena la menstruación.

Este es un resumen muy escueto en que consiste el ciclo menstrual, pero os lo hago para que entendáis la presencia de las hormonas en las distintas fases y son dos de ellas, los estrógenos y la progesterona, las que van a influir de manera mas importante en las cifras de glucemias.

Los estrógenos generalmente hacen a las células más sensibles a la acción de la insulina. Por lo tanto, cuando la cantidad de estrógenos aumenta, el nivel de azúcar en sangre tiende a disminuir. En el caso de la progesterona, provoca que a las células les sea más difícil utilizar a la insulina, por lo tanto, cuando aumentan las concentraciones de esta hormona, los niveles de azúcar en la sangre también  pueden subir.

Por lo que en la etapa donde la progesterona está más elevada existe más resistencia a la insulina haciendo subir los niveles de glucemia, esto suele suceder una semana antes de la llegada de la menstruación, coincidiendo con lo que se denomina el síndrome premenstrual.

Este periodo es muy particular, cada mujer lo sufre con más o menos intensidad, al igual que la afectación de las cifras de glucemias.

En mi caso tras varios meses observando las cifras de glucemia pude determinar que tres días antes del inicio del periodo preciso aumentar insulina basal un 15 %, hasta el segundo dia de la menstruación.

Así que la primera recomendación es aumentar el número de controles para poder monitorizar las cifras de glucemia y poder encontrar el momento en el que precisamos aumentar nuestros requerimientos de insulina.

Esto se puede realizar si usas bomba de insulina (podemos usar tasas de basal temporal o crear un patrón para este periodo) como si usas plumas de insulina, deberás en ambos casos calcular la dosis de basal que te correspondería ayudándote de las notas y correcciones que has hecho, y siempre de manera prudente, es preferible ir subiendo poco a poco que todo de golpe hasta llegar a la cantidad de insulina que precisas.

Y cuidado porque estas necesidades aumentadas de insulina son temporales, en el momento que se inicia la menstruación los niveles de progesterona descienden y por lo tanto la resistencia a la insulina, por lo que conviene aumentar la monitorización de la glucemia para evitar hipoglucemias, y volver a las dosis de basal habitual en cuanto detectemos que nuestras cifras tienden a la baja.

Mi segunda recomendación procurad los días previos a la menstruación cuando mas hinchadas nos encontramos, no comer alimentos que contengan mucha sal (aumenta la retención) y bebidas carbonatadas aumentan la sensación de hinchazón.

Tercera recomendación es  mantenerse activa ya que un poco ejercicio físico, no digo una maratón que en esos días el cuerpo no está para eso, pero si salir a caminar, por ejemplo, para poder mantenernos con mejor humor y además ayudar a controlar las cifras de glucemia.

Y la última recomendación si sufres de dolor menstrual o premenstual, conviene consultar con tu médico o ginecólogo cúal es la opción mejor para ti para aliviar ese dolor (desde iniciar anticonceptivos a tomar antiinflamatorios) cuándo es el momento ideal para iniciar tratamiento analgésico y cuánto tiempo tomarlo.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This