Te lo lees en 3 minutos

La insulina, a pesar de ser un medicamento inyectado, no es de efecto inmediato. Precisa de un tiempo para que se ponga en marcha y por lo tanto para que inicie su trabajo.

¿Por qué la insulina me tarda en hacer efecto tanto tiempo? 1Este tiempo de espera viene determinado por el tipo de insulina que utilicemos.

Si observamos en la infografía, la insulina rápida inicia su acción pasados 30 minutos, la insulina fast-aspart inicia su acción pasados 2-5 min, y las insulinas ultrarrápidas (aspart, lispro, glulisina) precisan de entre 10-20 min para ponerse a trabajar.

Otro punto importante es que no toda la insulina que nos inyectamos se pone en marcha a la vez. Una vez administrada la dosis que nos corresponde, se crea un depósito en el tejido subcutáneo que va pasando al torrente sanguíneo durante toda la vida media que tiene la insulina.

La insulina rápida tiene una vida de alrededor de 6 horas. Las insulinas ultrarrápidas tienen una vida media de entre 3-5 horas, según la insulina utilizada que va a estar trabajando durante el tiempo indicado y por lo tanto bajando la glucemia durante todo ese periodo.

Para entender cómo trabaja la insulina debemos conocer el concepto de “insulina activa” que se puede definir como la cantidad de insulina que está trabajando en un momento dado después de la administración de un bolo.

Teniendo en cuenta los dos puntos anteriores, cuando inyectamos la insulina, ésta empieza a pasar al torrente sanguíneo poco a poco. Si el inicio de la acción se produce a los 15 minutos de haberla inyectado, es imposible que a los 10 minutos de la inyección haya variación significativa de la glucemia.

Entenderéis mejor este concepto mirando a la tabla, ya que hasta pasada una hora o una hora y media (cuando se alcanza el pico máximo de acción de la insulina) es cuando veremos que la glucemia ha bajado, ya que la insulina no habrá tenido tiempo suficiente de trabajar y de realizar su acción adecuada. Lo único que conseguiremos midiendo constantemente será aumentar la ansiedad al ver que las cifras de glucemia no bajan.

 
TIEMPO TRANSCURRIDO DESDE QUE SE ADMNISTRÓ LA INSULINA 30 minutos
1 hr
1hr 30 min.
2 hrs
2 hrs 30 min.
3 hrs
3 hrs 30 min. 4 hrs
INSULINA USADA 10% 30% 50% 65% 80% 90% 95% 100%
INSULINA TODAVÍA POR USAR 90% 70% 50% 35% 20% 10% 5% 0%

Tabla traducida del libro «Think like a pancreas» Gary Sheiner (ISBN: 978-0-7382-4668-0)

Si esperamos ese tiempo, comprobaremos que las cifras de glucemia han bajado y habrá que esperar al menos otra hora más (en total serían como mínimo dos horas desde la administración del bolo corrector) para de nuevo volvernos a inyectar si no hemos conseguido la cifra óptima de control, ya que si lo hacemos antes de que pasen esas dos horas, corremos el riesgo, por acúmulo de dosis de insulina, de entrar en hipoglucemia.

Otro concepto que va a enlentecer la acción de la insulina es el concepto de glucotoxicidad, es decir, cuanto más altos sean los niveles de glucemia, más le va a costar a la insulina trabajar y ejercer su acción. Pongo un enlace aquí de una entrada sobre este concepto que escribí en el blog.

Básicamente consiste en que los receptores de la insulina estarían saturados por la glucosa circulante y no dejarían a la insulina ejercer su acción hasta que no consiguieran unirse a los receptores que quedan libres para así comenzar a hacer su trabajo, con lo cual las cifras de glucemia bajarían más lentamente.

Por supuesto, estoy hablando de cómo trabaja la insulina, pero su acción también puede verse afectada si no está bien conservada o la zona de inyección presenta algún problema, como lipodistrofia, por no haber realizado una correcta rotación en las zonas de inyección de la insulina.

Así que la próxima vez que queráis rectificar una cifra de glucemia alta, no desesperéis, y dad tiempo a la insulina trabajar, pensad en sus tiempos y armaos de paciencia.

2

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This