Te lo lees en 6 minutos

PLANIFICAR LA INMERSIÓN / OBJETIVOS DE GLUCEMIA PARA BUCEAR CON SEGURIDAD

Una vez iniciada la práctica del buceo te darás cuenta de lo importante que es el cumplimiento de las normas de seguridad.

Bucear con compañeros que sepan de tu condición y manejo de la diabetes, así como de manejo del equipo y del lenguaje de signos para poder comunicarte bajo el agua es de suma importancia.

Nunca se debe bucear solo, tu dependes de tu compañero y tu compañero depende de ti, y en el caso de tener diabetes será él quien te ayude a solucionar cualquier evento adverso y será quien te acompañe a superficie, por lo que debe conocer tu condición, saber cómo y con qué solucionar una hipoglucemia e incluso ser conocedor de la técnica de inyección del glucagón por si llegara el caso.

De igual modo que se practican en el curso de Open Water distintos ejercicios para solventar situaciones como quedarte sin aire, subir a superficie compartiendo botella, o saber aliviar un tirón en una pierna de aletear, con la diabetes también hay que practicar, cómo tomar gel o el formato que tengas la glucosa debajo del agua por si llega el caso.

La inmersión debe ser planificada, nunca se debe improvisar, los buceadores lo denominan “briefing” saber a qué profundidad, qué vamos a hacer en profundidad, qué tipo de animales vamos a ver, cuá

Como he dicho antes, dependes totalmente del compañero y tu compañero de ti, por lo que cuanto mejor tengamos planificado mejor.

Bucear con diabetes (2) 1

Antes de iniciar la inmersión, las guías recomiendan lo siguiente:

  • Inmersiones de menos de 30 metros de profundidad (solamente una de ellas permite bajar a más metros de profundidad cuando se considere que el  buzo es experimentado y otra de las guías solo recomiendan bajar a 25 metros). La razón es que a más de 30 metros de profundidad vamos a tener que realizar paradas de descompresión que serán más largas cuanto más tiempo estés a esa profundidad, paradas necesarias para evitar la enfermedad descompresiva para eliminar las burbujas de nitrógeno que acumulamos al estar a tanta profundidad.

 

  • Bucear en espacios abiertos y no en cuevas, grutas, ni internarse en restos de naufragios.

 

  • Tu compañero de inmersión no debe tener diabetes y debe conocer tu condición de diabetes.

 

  • El día de la inmersión no debemos beber alcohol y hemos de mantener una hidratación adecuada.

 

  • Se recomienda el uso de la monitorización contínua para conocer tendencia de glucosa la hora previa antes de la inmersión (60 minutos antes, 30 minutos antes e inmediatamente antes de iniciar inmersión); pero cuidado el sensor puede dejar de funcionar con la presión que alcanzamos a mas profundidad, por lo que llevar el glucómetro convencional nos puede ayudar, en superficie, a conocer la glucemia si el sensor se estropea.

 

  • Si somos usuarios de bomba de insulina disminuir la tasa basal aproximadamente 50 % ( en esto debemos afinar de manera individual) entre 90-120 minutos antes de iniciar la inmersión. La bomba de insulina se desconectará inmediatamente antes de la inmersión.

 

  • Si eres usuario de múltiples dosis de insulina (MDI) se recomienda bajar la dosis de insulina basal en la inyección previa a la inmersión para evitar la hipoglucemia (en este aspecto la persona debe manejarse muy bien con los cambios de tratamiento ya que puede jugar con la ingesta de hidratos previa a la inmersión).

 

  • Con respecto a la diabetes tipo 2 tratados con sulfunilureas, una de las guías (ADS, Sociedad de Diabetes de Australia) recomienda no tomar el tratamiento el día de la inmersión por el riesgo de hipoglucemia.

 

  • El rango adecuado de los niveles de glucosa que recomiendan para iniciar la inmersión:

 

      • Una de las guías (ADS, Sociedad de Diabetes de Australia) recomienda glucemias de 150-300 mg/dl (a mi 300 me parece un valor muy elevado y con riesgo de cetoacidosis sobre todo si eres usuario de bomba de insulina).
      • Otra guía (SPUMS, Sociedad Medicina Subacuática del Sur del Pacífico) recomienda menos de 162 mg/dl y manteniéndose estable.
      • Otra de las guías (universidad de Örebro) recomienda glucemias de entre 126-220 manteniéndose estable (esta opción es la que me parece más segura).

 

  • Si la glucemia se encuentra entre 118-150 mg/dl, una de las guías recomienda la ingesta de 15 gr de hidratos de carbono, y si está por debajo de 118 recomienda la ingesta de 30 gr. de hidratos de carbono.

Bucear con diabetes (2) 3

      • Otra recomienda comer una hora y media dos horas previas a la inmersión y tomar 15-30 gr. antes de la inmersión. Y volver a suplementar otra vez 15 -30 gr. si la tendencia es a la baja o está alrededor de 100 mg/dl.

 

  • Posponer la inmersión si se tiene cuerpos cetónicos positivos, si los niveles de glucemia están por encima de 300 mg/dl y si estamos con tendencia de la glucemia hacia abajo a pesar del suplemento de hidratos de carbono.

 

  • Número de inmersiones al día:
      • ADS, Sociedad de Diabetes de Australia, no pone límite a las inmersiones con más de una hora de intervalo en superficie, también recomienda alargar ese intervalo en superficie tras la segunda inmersión.
      • SPUMS, Sociedad Medicina Subacuática del Sur del Pacífico recomienda dos inmersiones al día con un intervalo de tiempo en superficie de más de dos horas.
      • UKDMC United Kingdom Diving Medical Committee recomienda dos inmersiones al día, no más de tres días consecutivos.

 

  • Duración de la inmersión:
      • En tres de las guías recomiendan inmersiones de menos o igual a 1 hora.

 

  • Se recomienda llevar un diario de inmersiones donde poder anotar las modificaciones de tratamiento y la ingesta de hidratos de carbono hechas, los resultados obtenidos, así como las características de la inmersión para conocer de manera óptima tus necesidades reales.

 

Cumplir con seguridad estos requisitos es fundamental para que la inmersión sea un éxito y sea disfrutada como la ocasión se merece.

 

Bibliografía:

Theocharis Koufakis, Spyridon N. Karras, Omar G. Mustafa, Dimos Karangelis, Pantelis Zebekakis & Kalliopi Kotsa (2019): Into the deep blue sea: A review of the safety of recreational diving in people with diabetes mellitus, European Journal of Sport Science, DOI: 10.1080/17461391.2019.1606286 To link to this article: https://doi.org/10.1080/17461391.2019.1606286

Jendle, J., & Adolfsson, P. (2019). Continuous glucose monitoring diving and diabetes: An update of the Swedish recommendations. Journal of Diabetes Science and Technology. Advance Online Publication, doi:10.1177/1932296819826584

Australian Diabetes Society. (2016). Insulin-requiring diabetes and recreational diving: Australian Diabetes Society position statement. Retrieved from https://diabetessociety.com.au/positionstatements.asp.

UK Diving Medical Committee. (2015). Diabetes Mellitus. Retrieved from http://ukdmc.org/diabetes-mellitus/.

South Pacific Underwater Medicine Society (SPUMS). (2010). Guideline on medical risk assessment for recreational diving. Melbourne: South Pacific Underwater Medicine Society c/o Australian and New Zealand College of Anaesthetists.

Pollock, N. W., Uguccioni, D. M., & Dear G de, L. (2005). Diabetes and recreational diving: Guidelines for the future. Proceedings of the undersea and hyperbaric medical society/divers alert network. Durham, NC: Divers Alert Network.

 

0

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This